Te verde, una panacea para la salud


El Té es conocido en CHINA y JAPÓN con el nombre de “CHA”.

Los Taoistas lo denominaban el elixir de la inmortalidad y los Budistas lo usaban para disminuir el sueño en sus horas de meditación.

En la antigüedad, la ceremonia del té era vivida con veneración para sumergirse en lo más profundo del Ser, se apoyaba en cuatro principios fundamentales: armonía, respeto, pureza y tranquilidad.

En China, se lo utiliza desde hace casi 3.000 años, no sólo por sus propiedades estimulantes, sino porque ayuda a prevenir y mejorar numerosas dolencias.

Se dice que lo descubrió un emperador chino en el año XXXVIII a.C., comenzando a cultivarse en el siglo VII de nuestra era y a principios del siglo IX, monjes budistas lo llevaron a Japón.
En Europa fue introducido por los Portugueses en el siglo XVI, siendo un
placer muy caro para la época y sólo para la realeza.

El té es una medicina milagrosa para el mantenimiento de la salud. Tiene el extraordinario poder de prolongar la vida". Así de rotundo se expresa al menos el libro “Mantener la salud bebiendo té” escrito por un monje budista en el año 1211. Claro que mucho antes de esa fecha el té ya era utilizado como planta medicinal por chinos e indios. 

De hecho, en China la infusión de té verde es la bebida nacional. El té constituye la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua.
Dentro de la medicina tradicional china, se usa para aliviar los dolores de cabeza, ayudar a eliminar las toxinas y para prolongar la juventud
Sin embargo, no fue hasta el siglo XVII, que el té se extendió y se convirtió en una bebida popular en Europa.

DESCRIPCIÓN DE LA PLANTA:

El té es una de las plantas más conocidas del mundo, de hecho, su cultivo está ampliamente extendido por todas las zonas tropicales del planeta.
Descripción:
La parte de la planta empleada con fines terapéuticos son las hojas.………………………………………………………….
El té pertenece a la familia Teáceas. Es un pequeño árbol perenne que puede llegar a medir 5-10 m de alto en estado salvaje, aunque cuando se cultiva no suele sobrepasar los 2 m de altura.……………………………………
Sus lanceoladas y agudas hojas son de color verde oscuro, se disponen alternas y miden generalmente entre 5-10 cm. de largo por 2-4 cm. de ancho; una de las características que tienen estas hojas es que son dentadas en sus 2/3 partes superiores.
Tiene unas delicadas flores de color blanco crema o rosáceo, que desprenden un agradable aroma. Son pequeñas y se disponen de forma solitaria o en grupos de 2 o 3 flores.Cada flor consta de 5 sépalos ovales y entre 6-9 pétalos. El fruto es una pequeña cápsula redondeada, en cuyo interior se localizan las semillas.

Su distribución en el planeta:

Aunque originario del sudeste asiático, desde India y Sri Lanka hasta China o Japón, el té crece de manera extensa en las regiones tropicales y subtropicales.
En las proximidades al ecuador terrestre, puede encontrarse hasta una altitud de casi 2.000 metros. 

VARIEDADES:

Pero dependiendo del procesamiento de fermentación a la que sea sometida, se obtienen las variedades de: té verde, té oolong y té negro.
En Occidente; el té negro se consume en un 78%, un 2% consume el conocido como Oolong y el restante 20% es té verde. 

TÉ VERDE:

Se denomina "té verde" al té sin fermentar, se recogen las hojas frescas y los retoños , también las yemas y partes tiernas del tallo, se enrollan y se ponen a secar naturalmente por poco tiempo y a la sombra durante una o dos horas, o se someten a torrefacción. La infusión de hojas de té verde es de un color entre verde jade y verde amarillento y su aroma es de verduras frescas. El té verde se consume principalmente en China, Japón y unos cuantos países del norte de África y de Oriente Medio.

TÉ OOLONG:

Está a medio camino en su composición entre el té verde y el negro; en el proceso se machacan las hojas y se ponen a secar a la luz del sol hasta que fermentan parcialmente, adquiriendo un aroma ahumado y resinoso.
La variedad PU- ERH se utiliza para reducir los niveles de colesterol en la sangre, la tensión sanguínea y regulación del sistema circulatorio. 

Es exclusivo de China y Taiwán. Se presenta con tres grados distintos de fermentación: ligera, moderada y completa.
-El té Oolong fermentado ligeramente -como el Paochung- de aroma intenso y tonalidad dorada clara.
Otras variedades con una fermentación moderada -"Buda de hierro", "Narciso" y "Pico helado" (tung-ting)- son de color marrón, tienen un aroma intenso.

TÉ NEGRO: (también conocido como TÉ ROJO)

Es el “TE COMÚN” y es muy bebido en Europa y USA, además de otros países hispano parlantes.
Los chinos llaman al té que ha sufrido un proceso completo de fermentación "té rojo" aunque en Occidente se le conoce como "té negro". El té elaborado a partir de hojas negras es de un color marrón rojizo y tiene un aroma semejante al de la malta. Se obtiene fermentando la hoja y secándola después con aire caliente. Aunque sus beneficios terapéuticos son inferiores a los del té verde también puede inhibir el cáncer cutáneo, su composición es rica en taninos y es astringente por lo que se lo considera útil para combatir las diarreas.

La preferencia oriental es sobre las variedades sin fermentar o semi-fermentadas, las cuales conservan todas sus propiedades nutritivas y curativas así como su bajo nivel de cafeína “excitante natural” que en exceso es perjudicial a la salud, por lo tanto aprendamos de los 3000 años de experiencia que avalan la sabiduría oriental.

COMPOSICIÓN QUIMICA:

Su composición se caracteriza sobre todo en la presencia de Bioflavonoides y catequinas que le brindan una de las propiedades más sobresalientes que la de anticancerígeno y antioxidante por excelencia…
Es muy rico en sales minerales como: “potasio y manganeso”
Ácidos orgánicos como: málico, succínico, oxálico y galoquínico.
Glucidos como: inositol, azúcares reductores, gomas y pectinas; e incluso un pequeño porcentaje de lípidos.
Entre los Flavonoides, los más importantes son el kemferol, quercetol (Quercitina) y miricetol.
Las Catequinas están presentes sobre todo en el “té verde” ya que no está fermentado como el negro, proceso por el cual éstas se pierden en gran medida.
Dentro de las Catequinas más importantes se destacan: el Catecol y el Epicatecol, así como Taninos catéquicos.
Sus aceites esenciales contienen: hexenol, aldehídos, butiraldehido e isobuteraldehido, así como de alcoholes fenólicos, geraniol, linalol y citral.
Posee “Alcaloides”, en un 4 % aproximadamente, siendo ésta una de las sustancias mas conocidas, en cuanto a sus efectos sobre el sistema nervioso. Éstos son derivados de las “Purinas” o “bases Xánticas”, (cafeína y teofilina).
La fermentación es la que permite la liberación de los “Alcaloides”, determinando mayor concentración en el “Té Negro”.
Los efectos terapéuticos se deben a ésta importante composición química donde los “polifenoles” del té verde son potentes antioxidantes y éstos se caracterizan por tener la capacidad de suprimir los radicales libres, siendo más potentes aun que las vitaminas C o E.

Las “Catequinas” principales responsables, (según los científicos) del “efecto antitumoral”, éstas son 4 las más importantes: EC, ECG, EGC y EGCG. Pero es en esta última catequina -la EGCG o epigalocatequina- donde los investigadores estiman que reside la mayor eficacia contra el cáncer.

Ésta Catequina o epigalocatequina, tiene la propiedad de inhibir la “Uroquinasa”, principal causante tumoral, sin los efectos tóxicos de otros inhibidores que sólo pueden ser ingeridos en pequeñas cantidades por éste motivo, la toxicidad.

FLAVONOIDES:

Los Flavonoides, también conocidos como flavinas o flavonoles son sustancias químicas naturales que fueron aisladas por primera vez en 1930.
Desde entonces se han identificado más de 4.000 y es reconocida su función como eliminadores del exceso de radicales libres -responsables del envejecimiento celular y de numerosos procesos degenerativos- así como su capacidad para evitar la agregación plaquetaria en las arterias y la formación de los trombos que dan lugar al infarto. Los Flavonoides pueden encontrarse, además de en el té, en alimentos como el chocolate, las manzanas, las verduras y el vino.