Beneficios saludable de la lecitina de soja

LECITINA DE SOJA
Representa el complemento dietético natural más importante en lo que respecta al descenso del colesterol en sangre, lo que conlleva a la disminución de lípidos en la mísma, evitando el engrosamiento interno de las arterias y así alejando las dolencias que éste proceso genera, como afecciones cardiacas, en primer orden.


COMPOSICIÓN:

La lecitina es un compuesto fosfolipídico natural o componente orgánico presente en la fisiología y metabolismo de los seres vivos.

Se la encuentra en distintas estructuras biológicas del ser humano como:
-membranas
-cerebro
-sistema nervioso
-esperma
-células reproductoras

En el reino vegetal, la encontramos en la semilla de soja, se obtiene a partir del aceite extraído de los granos de soja, planta leguminosa originaria de Oriente, aunque en

la actualidad se cultiva extensamente en
Europa y América.
Es muy rica en ácidos grasos esenciales, los cuales facilitan la solubilización y por lo tanto el transporte del colesterol.
La fosfatidilcolina reduce la absorción intestinal y estimula la capacidad del organismo para eliminar el exceso de colesterol del tipo “LDL” también llamado colesterol “MALO”, teniendo entonces una capacidad selectiva, lo que la transformaría en una sustancia inteligente con respecto de éste componente sanguíneo, específicamente sobre las lipoproteínas que lo transportan.

Con respecto al llamado colesterol “Bueno” o “HDL”, también cumple la función selectiva sobre el nivel de las lipoproteínas de éste, elevándolas lo que propicia la eliminación del exceso de colesterol celular y así produciendo el equilibrio que garantiza su correcto funcionamiento en el sistema orgánico.

Existe una creencia popular errónea, la cual plantea, que todo colesterol en el organismo es malo, éste desconocimiento queda explicado aquí, ya que el colesterol existe en nuestro organismo para cumplir su función especifica, como los cientos de sustancias que lo componen, lo que determina su efecto negativo en nuestra salud es puntualmente el desequilibrio, tan simple como ésto, igual que todo aspecto relativo a nuestras vidas.
Además de ésta función especifica que caracteriza a la lecitina de la soja, tiene indudablemente muchas más propiedades que la transforman en un aliado, en el equilibrio de nuestra salud.


PROPIEDADES:

-Su capacidad para emulsionar las grasas, favoreciendo la movilización de los depósitos de las mísmas, acumuladas en los tejidos, haciéndola muy indicada para todo tipo de regímenes.
-Facilita la digestión de las grasas y por lo tanto la absorción intestinal de vitaminas liposolubles como:
(A, D, E, K)
-Mantiene la elasticidad y la hidratación de la piel lo que la transforma en un aliado de la salud y la belleza de la mísma.
-Por estimular la división celular de los tejidos, se le atribuye a la lecitina de soja, por último, la renovación de los tejidos y la regeneración de las células
-Es un reconstituyente del sistema nervioso por ser un fosfolípido.

SISTEMA NERVIOSO:

La característica más apreciada de la lecitina de soja es la acción que ejerce sobre el sistema nervioso, ya que mejora la memoria, un tema fundamental en lo que respecta a la edad o envejecimiento celular, en el cual se acentúa éste problema.
Su función reconstituyente del sistema nervioso, se basa en la virtud de mantener una transmisión fluida de los impulsos nerviosos, lo que se relaciona íntimamente al rendimiento intelectual.
Ésto se debe a la acción de la “fósfatidilcolina”, sustancia importantísima en lo que respecta a la formación y mantenimiento de los neurotransmisores cerebrales entre las neuronas.
Ejerciendo por éste motivo también
una acción preponderante sobre cada
una de las etapas de la memoria o
toda actividad mental.
Cuando hablamos de ésta sustancia la
fósfatidilcolina, nos referimos a un
componente del fósforo orgánico
que la lecitina nós brinda en forma natural y por lo tanto directamente asimilable, lo que produce una fluidez mayor en lo que respecta al trabajo intelectual.

ACCIÓN HEPATOPROTECTORA:


Continuando con los componentes del fósforo orgánico, la lecitina es muy rica en fosfolípidos y éstos son los encargados en el organismo de proteger las membranas de las células hepáticas.
Su acción hepatoprotectora radica en la prevención de la acumulación de grasas en el hígado, protegiéndolo
así de las dolencias relacionadas con los excesos o abusos de: fármacos, desequilibrios alimentarios en lo que respecta a las grasas saturadas (algo muy común en la actualidad, en lo que se refiere a las comidas rápidas y su origen en lo que respecta a la vertiginosidad de nuestra época), otro de los factores determinantes es el exceso de alcohol, tabaco, vida sedentaria, resumiendo estrés en general.

MINERALES:

La característica de los minerales que contiene la lecitina, se basa en su altísima biodisponibilidad, se destacan en su composición: calcio, hierro, magnesio,
fósforo, potasio, sodio, y trazas de selenio, zinc, estroncio y cobre.

Ésta composición interviene directamente en en la prevención de accidentes vasculares, reduciendo el riesgo de la formación de trombos, o sea que tiene un efecto antitrombótico muy marcado, favoreciendo así la circulación sanguínea, traduciéndose en un complemento muy útil en lo que respecta a la prevención de enfermedades vasculares a nivel cardiaco, cerebral, etc.
Así como también favorece la elasticidad de las arterias, alejando el riesgo a la aterosclerosis, otro de los flagelos de ésta época.

VITAMINA “E”
:

La vitamina “E” que la lecitina de soja contiene, le confiere propiedades antioxidantes, que protege tanto a los ácidos grasos poliinsaturados, al evitar su oxidación y la producción de radicales libres, como en general a las células del organismo.

RADICALES LIBRES

(Son moléculas inestables que recorren nuestro cuerpo intentando robar un electrón con vistas a recuperar su estabilidad electroquímica, lo que las hace muy peligrosas porque para conseguirlo atacan moléculas estables. Una vez que el radical libre ha conseguido robar el electrón que necesita para emparejar su electrón libre, la otra molécula se convierte a su vez en un radical libre, iniciándose así un ciclo destructivo para nuestras células.
El problema para nuestras células se produce cuando se da un exceso sostenido (durante años) de radicales libres en nuestro sistema. 

El exceso tiende a ser producido mayormente por contaminantes externos que penetran en nuestro cuerpo. 

La contaminación atmosférica, el humo del tabaco, los herbicidas, pesticidas o ciertas grasas, son algunos ejemplos de elementos que generan radicales libres que ingerimos o inhalamos.
En su labor de captación de electrones, los radicales libres dañan las membranas de nuestras células, llegando a destruir y mutar su información genética, facilitando así el camino para que se desarrollen diversos tipos de enfermedades. La acción de los radicales libres está ligada al cáncer así como al daño causado en las arterias por el colesterol "oxidado", lo que relaciona directamente a éstas moléculas con las enfermedades cardiovasculares.
La incapacidad de nuestro cuerpo para neutralizar los radicales libres a los cuales nos exponemos diariamente, nos obliga a recurrir a nutrientes con la propiedad de neutralizarlos. Éstos nutrientes actúan liberando electrones en nuestra sangre que son captados por los radicales libres convirtiéndose así en moléculas estables.
Los compuestos con ésta capacidad reciben el nombre de antioxidantes y recientes estudios han demostrado que pueden ser la protección más eficaz contra el envejecimiento celular y las enfermedades degenerativas, los antioxidantes más destacados son: la vitamina C, la vitamina E, el beta caroteno y el selenio).

LECITINA:
SINTESIS DE PROPIEDADES

-Debido a la capacidad que tiene para movilizar las sustancias grasas o lípidos del organismo, está totalmente indica para los casos de obesidad, en los regímenes dietéticos.
-Interviene por lo tanto en el proceso digestivo, acelerando y mejorando la absorción intestinal.
-Es un hepatoprotector por excelencia (regenera las células hepáticas).
-Disminuye el colesterol (LDL), incrementando el (HDL) o colesterol “Bueno”, equilibrando así el sistema.
-Facilita la circulación sanguínea ya que fluidifica la sangre.
-Mejora el rendimiento intelectual y por lo tanto la capacidad de memoria (por ser un fosfolípido).
-Cumple una función antitrombótica, evitando la formación de trombos y así los accidentes vasculares (a nivel cardiaco, cerebral, etc).
-La lecitina de soja es un aditivo de la industria alimentaria, en lo que respecta a la elaboración de:
(chocolates, mahonesas, pastelería, etc), la propiedad que explota la industria, es básicamente la capacidad que tiene de reducir o evitar la alteración de las grasas ya que es un excelente antioxidante natural y un emulsionante que mejora la digestibilidad de la grasa y refuerza el sabor.
En la industria cosmética la lecitina se utiliza también como sustancia emulsionante y antioxidante, y para aumentar la estabilidad del cosmético, humidificarle y asegurar la repartición homogénea de las grasas.

SOJA:

Es pura proteína!!
Y mucho más…..

Maravillosa leguminosa, que junto con las algas y levaduras, posee mayor contenido en proteínas compitiendo con la carnes, recibiendo así el nombre de “carne vegetal”.
Sus proteínas son de alta calidad, tiene todos los aminoácidos esenciales en su justa medida, con la ventaja de no producir acidificación en la sangre, ni putrefacciones en los intestinos.
La soja es remineralizante, muy rica en principios vitalizantes, contiene pocos hidratos de carbono por lo que es recomendable en los casos de obesidad y la diabetes.

Rica en clorofila, enzimas, vitaminas y minerales.
Con la soja se hacen batidos, yogur, queso, filetes, salchichas, milanesas, mahonesas, patés, carne picada y leche vegetal, aceite, harina y más.

Puede consumirse en forma de brotes germinados, en ensaladas, entremeses y sopas.

Los alimentos a base de soja son bajos en calorías, no contienen colesterol y casi ninguna de las grasas saturadas tan abundantes en la mayoría de las
carnes animales.

ISOFLAVONAS Y MENOPAUSIA FEMENINA

La soja es muy rica en “Fitoestrógenos”, atendiendo a su estructura química, se pueden clasificar en tres grandes grupos: isoflavonas, cumestanos y lignanos.

Los Fitoestrógenos son compuestos naturales derivados de las plantas con actividad estrogénica. Poseen estructuras químicas muy similares a la de la hormona esteroidea 17beta-estradiol, que les confieren capacidad de unirse al receptor estrogénico, suplantando así la falta de producción de estrógenos en la mujer a una determinada edad situación que lleva el nombre de “MENOPAUSIA” 

Las poblaciones orientales que tienen una alimentación con altos niveles de isoflavonas de soja, presentan un riesgo mucho menor de padecer dolencias cardíacas, cáncer de mama y osteoporosis, que en aquellas poblaciones que tienen una ingestión baja.

Se realizaron estudios en las mujeres asiáticas comprobándose una menor incidencia de éste tipo de dolencias teniendo como factor común el mayor consumo de éste alimento base en ésta parte del mundo, siendo mucho más efectivos los alimentos fermentados de la soja ya que su nivel de isoflavonas como la “genisteína y la daidzeina” se incrementan debido al proceso de la fermentación en sí, a su vez mejoran su digestibilidad, ejemplos de éstos alimentos son: el miso, tamarí, natto, tempeh,etc.

La menopausia se caracteriza por ser un periodo de transición en la vida de las mujeres, que se presenta después de los 40 años por lo general, cuyos síntomas característicos son realmente molestos ya que suelen tener acaloramientos con profusa transpiración sin motivo, lo que se traduce en una situación incomoda, ya que no avisa y puede producirse en cualquier momento del día.

También trae aparejada una disminución de la masa ósea (osteoporosis), depresión, sequedad vaginal (la cual conlleva a problemas en las relaciones sexuales), problemas circulatorios, varices, etc.
Como dato realmente importante y a tener en cuenta para el sexo femenino es que en la población asiática sólo un tercio de las mujeres padece éstos síntomas y la diferencia a las occidentales estriba en su elevado consumo de soja, en sus distintas modalidades de preparación.

ALIMENTOS A BASE DE SOJA:

En Oriente es uno de los alimentos básicos en su alimentación, siendo los orientales por lo tanto los especialistas en su preparación, teniendo así cantidad de platos tradicionales, cuya composición los hacen excelentes fuentes de salud, unos ejemplos son:


TOFU
: o “queso de soja”

Se obtiene a partir de la leche de soja cuajada y escurrida. Su proceso de elaboración transforma la proteína en altamente asimilable, lo que lo convierte en un alimento excelente para los procesos metabólicos de nuestro organismo.
Hoy ya se encuentra en la mayoría de los supermercados para el consumo masivo, antes para obtenerlo sólo era posible en tiendas especializadas.

TEMPEH: o “carne vegetal”


Sucedáneo de la carne, alimento fermentado a partir de soja blanca. Constituye una importante fuente de vitamina “B12” de origen vegetal, así como los demás fermentados de la soja.

EL SEITÁN:

Hace ya 500 años, monjes budistas crearon el seitán. Este alimento está basado en el trigo y es rico en proteínas y fibra teniendo poca grasa.
Se elabora hirviendo a fuego lento una masa de trigo en un caldo de raíz de jengibre, alga kombú y tamarí (salsa de soja). Éste alimento también se conoce como "comida de Buda", "carne de trigo" o "Kófu".

Es un excelente alimento equilibrado para una dieta vegetariana.

Tiene un sabor similar a la carne y se le considera un sucedáneo de la mísma, ya que 180 gramos de seitán cubren prácticamente los requerimientos proteínicos diarios, conteniendo solo 140 cal.
El seitán es un alimento ideal para niños y mujeres embarazadas.
También los diabéticos se benefician de éste alimento por su bajo contenido en hidratos de carbono.

SALSA DE SOJA: (TAMARÍ)
Es una salsa a base de soja fermentada con sal marina y agua. Se utiliza para añadir sabor y nutrientes a sopas, ensaladas, arroz, verduras, etc, representando así un verdadero complemento alimenticio con propiedades magníficas para nuestro organismo.
También encontramos en el menú oriental una salsa de soja obtenida por fermentación de granos de soja enteros, granos de trigo integral, sal marina y agua, a la que llaman “Tamari Shoyu”.
La elaboración con trigo y soja le proporciona una equilibrada gama de aminoácidos y proteínas, por lo que es recomendable su uso diario, en pequeñas
cantidades, como condimento de verduras, cereales, etc.
MISO:
Pasta de soja fermentada sola o con cereales. La combinación de las proteínas de la soja con las del arroz o cebada, origina una mayor concentración de aminoácidos complementarios y su mejor asimilación. El “miso” ayuda a la digestión y asimilación de otros
alimentos gracias a cuatro agentes digestivos (enzimas naturales, lacto bacilos, levaduras resistentes a la sal y mohos, otros microorganismos), es muy bajo en calorías y tiene altas dosis de vitamina “B12”.
Alcaliniza la sangre, como es sabido la acidificación de la mísma se transforma en el caldo de cultivo para las enfermedad en general, por lo que desempeña un papel relevante en la resistencia del cuerpo a diversas afecciones estimulando el sistema inmunológico.
Se ha demostrado que el “miso” ayuda a eliminar los
residuos de nicotina y de polución ambiental, así como también de las radiaciones electromagnéticas, hoy a la orden del día...

COLESTEROL Y ALIMENTOS FERMENTADOS
Estudios realizados sobre estos alimentos, demostraron tener una elevada capacidad para disminuir los niveles de colesterol en sangre, incrementando el colesterol tipo
“HDL” o colesterol “BUENO” de alta densidad y disminuyendo el colesterol tipo “LDL” o “MALO” de baja densidad, respecto de aquellos en estado natural.
Otra característica de los alimentos fermentados es su alta digestibilidad que se traduce en una situación realmente favorable para nuestro sistema digestivo, en particular para la flora intestinal, como dicen los orientales “nuestra salud depende del estado de nuestros intestinos”
LOS GERMINADOS
Son alimentos esenciales para la salud del hombre actual gracias a la vitalidad que proporcionan y su riqueza en vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas, las cuales duplica o triplica en ciertos casos.
El germinado es cualquier semilla cuyo metabolismo es activado al ponerse en contacto con el calor, el agua y el aire.
Se digieren y asimilan con facilidad por el organismo, siendo por lo tanto alimentos de alta calidad biológica biodisponible.
Las semillas son muy ricas en enzimas, éstas transforman el almidón en azúcares simples, facilitan la síntesis de numerosas vitaminas y de otras sustancias biológicas importantes. En la germinación las sales minerales, gracias a la fotosíntesis vegetal, se multiplican y se sintetizan abundantes vitaminas y fermentos. A los germinados es mejor consumirlos crudos, para que no pierdan sus propiedades debido a la destrucción de ciertos nutrientes por acción del calor. Todas las semillas se pueden germinar, siendo los más indicados para nuestra alimentación las de: (Soja, alfalfa, trigo, fenogreco, lentejas, garbanzos, girasol, cebada, maíz, guisantes, calabaza, sésamo, etc.)