La educación conduce a una vida útil y más larga.

Los personas con más educación, tienen una vida mas larga o activa, según un nuevo estudio.

La investigación, publicada en PLoS ONE, revela la diferencia en las tasas de mortalidad global entre los estadounidenses con estudios secundarios de educación y los graduados universitarios que aumentaron rápidamente entre 1993 y 2001.

El aumento se debió a caídas significativas en la mortalidad por todas las causas entre los más educados los hombres (un total de 36 por ciento en negro y los hombres el 25 por ciento en hombres blancos durante el período de estudio). Esto se produjo en gran parte a la disminución en sus tasas de mortalidad de la infección por el VIH, el cáncer y las enfermedades del corazón.

En contraste, los por todas las causas aumentó la tasa de mortalidad entre las personas con menos de una escuela secundaria de educación. El mayor porcentaje de incremento anual fue entre las mujeres blancas que no terminaron la escuela secundaria (3,2 por ciento por año), pero también es notable (0,7 por ciento por año) en las mujeres blancas que había terminado la escuela secundaria.

"Este estudio considera las desigualdades socio-económicas en las tasas de mortalidad no son sólo las causantes, si no que en realidad ha aumentado en los EE.UU.," Dr Otis W. Brawley, director ejecutivo de la Sociedad Americana del Cáncer, dijo en una declaración preparada.

"La gente con menos educación tienen menos recursos financieros, menos acceso a un seguro de salud o empleo estable, y menos conocimientos sobre salud. Como resultado, mientras que la tasa de mortalidad entre los más educados los estadounidenses está disminuyendo dramáticamente, estamos viendo una verdadera falta de progreso o incluso empeoramiento de las tendencias en las personas menos educadas.

Los investigadores presentaron sus conclusiones el estudio de los datos del Sistema Nacional de Estadisticas Vitales y el certificado de defunción la información de más de 3,5 millones de personas que murieron entre 1993 y 2001.

El estudio apoya un ejercicio anterior, publicado en la edición de abril de PLoS Medicine, que muestra la esperanza de vida a través de los Estados Unidos no ha aumentado de manera constante ni uniforme. En ese estudio de las tasas de mortalidad entre 1983 y 1999, aumentó las tasas de mortalidad para las mujeres en muchos países pobres, mientras que la esperanza de vida global empeorada por las disparidades entre determinadas zonas geográficas y los grupos raciales en todo el país.

Via| cdaily

Imagen: flickr