Consejos saludables para la preparación de alimentos



El lavado, la preparación y el guardado correcto de los alimentos son pasos importantes que debe realizar para evitar enfermarse. Tome en cuenta estos consejos al preparar o guardar los alimentos en su casa.

* Lávese bien las manos con agua y jabón, frotándoselas enérgicamente por 20 segundos, antes y después de preparar las comidas, especialmente si ha tocado carne, pollo, huevo, pescado o mariscos crudos. Después, enjuáguese las manos bajo el grifo con agua tibia, secándoselas por completo con una toalla de papel limpia.

* Limpie todas las superficies que vayan a tener contacto con los alimentos que
usted va a preparar o comer.

* Lave bien todas las frutas y vegetales. Esto incluye el quitar y descartar las hojas exteriores, lavando los productos bajo el grifo de agua potable antes de cocinarlos o comerlos. Utilice un cepillo limpio de vegetales o las manos limpias para fregar las frutas o vegetales, y séquelos usando una toalla de papel limpia.

* Evite la contaminación transferida –es decir que un alimento contamine a otro– manteniendo las comidas crudas, las cocinadas y las que se compran listas para comer, siempre separadas las unas de las otras, incluyendo al momento de comprarlas, de prepararlas y de guardarlas.

* No lave ni enjuague ningún tipo de carne cruda, ya que esto puede resultar en una contaminación transferida.

* Congele o refrigere los alimentos que se puedan dañar lo más pronto posible. La temperatura de su refrigeradora debe mantenerse en 4.5°C/40°F y el congelador en -18°C/0°F.

* Cocine las carnes y los huevos hasta que alcancen una temperatura interna segura. Siempre existe la posibilidad que los alimentos poco cocinados, como la carne, huevos o productos derivados del huevo, presenten un riesgo. La mejor manera de saber si los platos con carnes o huevos han sido cocinados a la temperatura adecuada es usando un termómetro de alimentos. Las temperaturas mínimas internas para los alimentos son las siguientes:

* Pollo o pavo entero: 82°C/180°F
* Pechuga de pollo: 77°C/170°F
* Relleno, carne de pollo molida, o las sobras recalentadas: 74°C/165°F
* Carnes rojas incluyendo la de cerdo (cocidas a término medio), platillos con huevo y carne molida: 71°C/160°F
* Bistec (filete de carne), asado de res, ternera, o cordero (cocidos a término medio rojo o semi-crudo): 63°C/145°F
* Para mantener caliente las comidas ya cocinadas antes de servirlas: 60°C/140°F


Fuente; NIH