Los mejores minerales para la salud

ZINC: Estimula la producción de linfocitos. Entra en la composición de numerosos enzimas (casi 80), y por lo tanto desempeña un papel en todos los grandes procesos metabólicos. Es necesario para la síntesis de prostaglandina. Es necesario para la síntesis de colágeno. Ayuda al metabolismo y distribución de vitamina A. Es antioxidante. Previene el cáncer.
 
MAGNESIO: Participa en la reparación y mantenimiento de las células. Es necesario para los procesos de defensa (los anticuerpos son de naturaleza proteica). Es necesario para la actividad hormonal. Interviene en la fisiología de muchos sistemas. Es necesario para la transmisión de impulsos nerviosos y para un equilibrio del sistema nervioso. Ayuda a la producción de energía.

COBRE: Fortalece los vasos y el tejido conectivo. Es un antioxidante. Es necesario para la asimilación de vitamina C. Facilita la absorción de hierro (necesario para la actividad inmunológica). Es necesario para la producción de hormonas adrenales. Ayuda a la producción de energía.

MANGANESO: Es antioxidante; es imprescindible para el metabolismo de energía; contribuye a la producción de urea. Es necesario para la síntesis de ácidos grasos, fabricación proteínas y ácidos nucleicos. Refuerza la inmunidad aumentando la producción de antitoxinas. Es un desensibilizante poderoso en los fenómenos anafilácticos. Ayuda a la fijación de los minerales calcio e hierro

SELENIO: Actúa como antioxidante; es necesario para la reparación de ADN, es necesario para un sistema inmunológico sano; previene muchos tipos de cáncer; facilita las funciones hepáticas; mantiene la piel y el cabello sanos; puede desintoxicar el cuerpo de alcohol, drogas, tabaco y algunas grasas. Previene cardiopatías y enfermedades circulatorias.